viernes, 26 de junio de 2015

El junio de Enrique

Conocí a Enrique por estos días hace un año en una fiesta a la que yo no quería ir (dos visitas al dentista en una semana convierten a cualquiera en anti-social) y en la que él no necesariamente tenía por qué estar.
Pero yo fui y él ahí estaba.

Enrique es de esos hombres que te abren la puerta, te jalan la silla para que te sientes, te regalan flores, te apoyan siempre que pueden y te dicen siempre la verdad.
Enrique me mira y sonríe y casualmente la noche que lo conocí me miró y sonrió...

Me asomé a su vida con mucho escepticismo y dejé que él entrara a la mía con muchas preguntas por hacer y casi ninguna respuesta.

Con pocos esfuerzos y más amor que demandas, las respuestas a casi todas las preguntas fueron apareciendo y antes de preguntarme ni cómo ni por qué, tomé lo que yo había hecho de mí y empecé a compartirlo con él.

Cuando Enrique me mira y sonríe hace que se asome mi mejor versión.
Y mi mejor versión, sólo lo es porque es la más real, la más vulnerable y la más valiente porque entrega el corazón sin reparos todos los días.

A veces asigno meses a las cosas relevantes y a veces se los asigno a las personas.
Se los asigno a las personas cuando por ellos mi vida cambia para siempre.
Mayo es de mi Papá, marzo de mi Mamá y enero y noviembre son de mis hijos...pero junio, junio es y siempre será de Enrique.

En junio la tierra huele a mojado, la cosechas se atragantan de agua y los cielos lloran penas nuevas y viejas.

En junio llegó Enrique y le trazó una nueva línea a mi historia. Me prestó sus crayones, yo a él mi lápiz y juntos compramos una goma...
Hoy seguimos escribiendo...viviendo día a día ...sólo él y yo.

Por eso, junio es de Enrique...y por eso de igual manera,  yo también.



Hasta la próxima,






jueves, 26 de marzo de 2015

Adriana Mil Veces

Adriana tiene los ojos más bonitos que he visto; sólo he visto esos ojos en una persona más y la verdad es que casi siempre me pierdo en ellos.

Cuando Adriana se ríe, los demás lo gozamos; cuando Adriana llora, los demás lo sentimos; cuando Adriana cuenta algo todos nos interesamos y cuando Adriana habla sobre un tema, generalmente los demás aprendemos.

Adriana siempre me dijo que yo podía hacer lo que quisiera en la vida; cuando el miedo me detuvo, 15 minutos al teléfono con ella me hicieron seguir caminando; cuando me he caído, siempre ha tenido una palabra dulce y una frase que me ha ayudado a levantarme y cuando he triunfado siempre me ha mirado con ojos de: "no me sorprende".

Adriana me ha querido por muchos años por ley de vida y por ley de vida también ha habido veces en que no podemos ni mirarnos...pero no importa...Adriana me sigue queriendo.

A veces me pregunto cómo es que me tocó vivir una vida entrelazada con alguien que me parece tan diferente a mí, pero luego recuerdo sus rasgos, sus facciones, su modo de vencer y ser derrotada, sus habilidades y carencias...y sin quererlo ni planearlo me veo a mi y veo a los míos en ella, en sus formas tan únicas y en sus modos tan particulares...

Hoy, hace un equis número de años nació Adriana, y en estos cuantos renglones he querido rendirle un pequeño tributo que difícilmente cubre todo lo que a veces ha merecido pero no  ha recibido.
Probablemente por ley de vida otra vez...

Adriana es mi Madre y en este fecha en que sólo puedo pensar en ella, quiero decirle tanto que sólo atino a tenerla en mi corazón intensamente y a murmurar por lo bajo lo que le decía cuando era niña: "Te quiero de aquí hasta las estrellas y de regreso"...


Feliz Cumpleaños Madre...y Adriana, mil veces Gracias.


Hasta la próxima,











lunes, 9 de marzo de 2015

Santiago es la Música

Santiago no duerme; Santiago tiene una risa que te alegra el día; Santiago tiene un sentido del humor sensacional y un genio que a veces se dispara en un segundo; Santiago es dulce con los niños y paciente con los grandes...y desde hace muchos años, Santiago siempre tiene una guitarra colgada al cuello.

La primera vez que Santiago se sentó frente al teclado que le regaló su papá descubrió todo un mundo nuevo...SU mundo nuevo.
Tenía 7 años y una novia que se llamaba Nieves; le compuso una canción (música y letra) y el día que la oí, supe yo y supo él que había encontrado un espacio donde se sentía cómodo y que llenaba con una sensibilidad bárbara.

Santiago ha crecido en tamaño, en madurez y en talento de una manera excepcional.
Hace una semana tuvo un concierto en donde hizo reír a su público; los hizo sentirse cómodos y bienvenidos...y los maravilló con su música.

Siempre que lo veo y lo escucho, lo recuerdo de niño...sentado en un banquito tocando su teclado y añorando a Nieves...extraño esos años pero también me encanta pensar que Santiago, mi bebé, mi hijo pequeño, ya creció y está haciendo exactamente lo que quiere hacer.

Su vida transcurre entre ensayos con su banda y sus hermanos de vocación, clases con sus maestros de música, presentaciones en tugurios a veces y en lugares menos gachos otras veces...y en nuestra casa con su guitarra colgada al cuello.

No es común encontrar algo que "eres" con esta claridad tan absoluta, pero en el caso de Santiago, como un día le dijo su hermano y mi hijo mayor: Santiago es y siempre será la música.

Para él nunca hubo dudas y sí para mí las hubo, su compromiso, su talento natural y su valentía en cuanto a perseguir sus sueños me las han quitado.

Una nota musical es demasiado pequeña para describir a mi hijo Santiago, pero entre sus manos se vuelve tan grande que lo define.

Santiago es y siempre será la música...gracias por eso pequeño...


Hasta la próxima,








lunes, 23 de febrero de 2015

"Cuando se atoran los engranes"...como decía mi Papá

Mi historia con mi Papá es una de las historias de amor que más he disfrutado y de las que más he aprendido.

Mi Papá era Ingeniero Químico, factual, preciso y muy inteligente.

Toda mi vida de recuerdos con él, está siempre asociada a una gráfica o a un diagrama.
Siempre que me enseñaba algo, ya fuera de química, de matemáticas (mi coco), de historia, de la vida o incluso del amor se sentía en la imperiosa necesidad de dibujarme un diagrama sobre el tema.
Yo creo que pensaba que lo hacía más claro, y la verdad mientras no fuera sobre matemáticas, sólo lo hacía más largo, aunque a veces más divertido también, he de confesar.

Mi Papá era un auténtico amante de las mujeres; altas, bajas, gorditas, flaquitas, listillas o muy brutas..."todas tienen algo" decía y sí que lo creía porque fue un conquistador de marca mayor...por ende, sabía mucho sobre ellas...y algo sobre las relaciones...
Un día, platicando del amor y las parejas me explicó su teoría de los engranes y lo que pasa cuando se atoran...con diagrama incluido obviamente...
Me dijo que una relación de pareja es como un par de engranes que caminan en sentidos contrarios pero al mismo tiempo; según él, a veces los engranes se atoran y no caminan ni para atrás ni para adelante; ergo, los pleitos. Su teoría también sostenía que no había que forzarlos porque se podían romper y allí sí ya no había remedio. Había que aceitarlos una y otra vez hasta que solos volvieran a moverse y a tomar su propio ritmo.

Esta semana viví eso exactamente dentro de mi relación actual. Fue la primera vez...hasta ahora...
Nunca había visto tan claramente ese "atore"; había voluntad de ambas partes de seguir caminando, disposición; nos abrimos al diálogo; tratamos de ser respetuosos el uno del otro y de nuestros sentimientos en todo momento...y no hubo modo.
Lo dejamos descansar por una noche (cosa que mi intensidad escorpioniana odia!!) y al día siguiente volvimos a intentarlo. Nada. Literalmente como decía mi Pa "ni pa'delante ni pa'trás!!!...frustrante de verdad...
Al fin después de todo otro día de paciencia, amor, empatía, cercanía, etc. ("el aceite" mencionado) notamos un movimiento (Aleluya!!); al principio fue muy tenue pero conforme avanzó el tiempo fuimos tomando nuestros ritmo de nuevo y en unas horas éramos los mismos de siempre.

Hoy elegí este tema, porque este blog es sobre experiencias y si algo tienen las experiencias ajenas es que te pueden enseñar una o dos cosas nuevas...o simplemente entretener...

Pero este blog es también sobre querencias, y a los hombres de este relato los quiero profundamente...uno ya no está pero me dejó un baúl lleno de amor y un millar de recuerdos a los que recurro con frecuencia; el otro llena mis días de una alegría intensa y serena a la vez, muy nueva y muy fresca para mí.

Enrique, gracias por el hoy y el ahora que compartimos...y Papá, gracias por tus consejos y tus relatos; tu sabiduría y experiencia...y por supuesto, tus diagramas...


Hasta pronto,










viernes, 23 de enero de 2015

Whiplash, la gran sorpresa.

Desde hace muchos años, esta es una época que yo atesoro: las ceremonias de premiación a lo mejor del cine.
Ya sé que todo es "hollywoodesco" y frívolo a morir, pero son entretenidas y aunque las películas son ya básicamente una mimetización la una de la otra, por ahí aparecen agradables sorpresas.

Yo me considero una cinéfila moderada; eso en mi lenguaje quiere decir que me gusta el buen cine pero no soy "purista" (ej: sólo ven cine de arte, mientras más "contemplativas" y deprimentes son las películas, mejor; si sales sin entender un pito "es un peliculón", etc)...no, no,  no...A mí me gustan las buenas películas (de arte y comerciales) no las simplezas de pastelazo y tal, pero creo que como en muchas cosas, la sencillez, la claridad y los finales felices también tienen su encanto.

Este año en particular, la terna de los premios de la academia está variada y bastante buena en general.
Ya vi todas menos una y he quedado bastante contenta, y aunque Birdman de González Iñarritú me pareció interesante y con grandes actuaciones, a riesgo de sonar un poco antipatriótica, hoy quisiera platicar de otra película, y para mí, la formidable sorpresa: Whiplash.

Whiplash es la historia de un estudiante de música que se enfrenta a sí mismo, a su talento, a su habilidad musical...y al maestro que sacará lo peor y lo mejor de él.
J.K. Simmons (el maestro) nos ofrece una de las actuaciones más sólidas de su carrera y a los espectadores nos empuja a la orilla de nuestro asiento al mismo tiempo que no sabemos si odiarlo, amarlo o encerrarlo en la casa de la risa.

Los últimos tres minutos de la película son una joya y la verdad es que todo se apoya en lo que literalmente podemos "leer" en los ojos de los protagonistas.
En mi opinión, uno de los sentimientos más emotivos que podemos tener es aquel que nos produce reconocer lo que buscamos de nosotros mismos en otro ser humano; esa reafirmación silenciosa que sólo entienden dos personas no tiene parangón...y eso es lo que nos ofrece esta cinta.

Ya no quiero decir más porque por ahí la riego y quisiera exhortar a todos mis queridos lectores a que no se la pierdan.

Whiplash ES la bocanada de aire fresco y sorpresivo de este año; esa que nos despeina, nos saca de balance y nos hace sonreír.

Posiblemente no sea  muy premiada, pero ciertamente en cuanto a la creatividad, la propuesta cinematográfica, la calidad actoral y el papel del año, esta cinta es sin duda el Caballo Negro.


Hasta la próxima,









miércoles, 14 de enero de 2015

La otra cara de "Je Suis Charlie".

Llevamos días oyendo hablar del ataque sucedido en las oficinas de una revista francesa donde lamentablemente más de una decena de periodistas perdieran la vida.

Charlie Hebdo es una revista satírica de izquierda que debe muchas enemistades con católicos, musulmanes y judíos, a sus caricaturas atrevidas y la mayor parte del tiempo ofensivas.
De toda esta terrible, sí repito, terrible e innecesaria tragedia ha surgido una frase: "Je suis Charlie", con la que se busca demostrar empatía con los franceses y más aún, con las víctimas.
En mi opinión, esta frase también está siendo usada como "grito de guerra" significando que todos somos Charlie, y por ende, todos somos víctimas.
Y aunque en un principio, yo también adopté el Je Suis Charlie, conforme han ido pasando los días y surgiendo los acontecimientos, mi naturaleza típicamente rebelde se ha empezado a preguntar si no existe otro lado de esta historia que no estamos viendo o que ni siquiera estamos buscando.

En medio de estos cuestionamientos, el domingo (por recomendación de una prima muy lista que tengo) leí un artículo del New York Times muy interesante titulado "I Am Not Charlie Hebdo" (Yo No Soy Charlie Hebdo) y escrito por David Brooks.
De hecho se los recomiendo; éste es el link:
http://mobile.nytimes.com/2015/01/09/opinion/david-brooks-i-am-not-charlie-hebdo.html?_r=1&referrer

En este artículo, Brooks habla de cómo estos periodistas muertos en este ataque se han convertido en mártires en nombre de la libertad de expresión; pero muy atinadamente, unas cuantas letras después hace mención a que si estos mismos periodistas hubieran publicado sus artículos y caricaturas satíricas en algún periódico de una universidad norteamericana no hubieran durando en circulación ni treinta segundos...Por qué?...

A ver, veamos...¿Qué llevamos oyendo por 20 años sobre la poca tolerancia?...la poca tolerancia con otras razas, otras preferencias sexuales, otras clases sociales...otros CREDOS...¡¡¡¡Pero si ya lo tenemos aprendido!!!!!...Mucha tolerancia=bueno, Poca tolerancia=malo.
Y sí,  hay que decirlo: la sátira siempre se difumina en esos típicos tonos grises que bien pudieran ser broma pero bien pudieran ser en serio; bien pudieran ofender o bien no.
A raíz de este acontecimiento me he preguntado varias veces ¿cómo han reaccionado los católicos cuando han salido publicadas imágenes sórdidas de Jesucristo, el Papa, la Santísima Trinidad, etc?...ciertamente todos reaccionamos de manera distinta, aunque bueno, nunca se sabe...como decía mi abuelita "en todos lados se cuecen habas"...y fanáticos...

Lo cierto es que Francia le ha abierto sus fronteras a muchos ciudadanos árabes, musulmanes y seguidores de Mahoma...y mientras muchos de éstos son ilegales y viven a las costillas de los franceses y su gobierno, muchos otros ya han adquirido la ciudadanía, pagan sus impuestos y colaboran activamente en el crecimiento económico del país.
¿Para esos ciudadanos musulmanes franceses (y ultimadamente también para los que no son ni ciudadanos franceses ni musulmanes) no sería correcto, humanitario y generoso pedir respeto para lo más sagrado que tienen?...

Ni la semana pasada, ni hoy, ni la semana que viene estaré de acuerdo con los actos de violencia; siempre me parecerán un discurso cobarde y muy poco eficaz en realidad, y NADA los justifica.
Pero todas las historias tienen varias aristas y a mí me pareció importante explorar algunas de ellas.

Antes de irme, quisiera citar a Voltaire, que magistralmente habló así de la libertad de expresión: "Podré no estar de acuerdo con lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo", y confirmar que para mí también, la libertad de expresión es sagrada.
Sé que miles y miles de personas han muerto defendiéndola; sé que la raza humana gana "humanidad" cada vez que se expresa libremente...y sé también que es un regalo monumental tenerla.

Por ello, los periodistas, caricaturistas y editores de Charlie Hebdo están en todo su derecho cuando escriben y dibujan sus sátiras...sin embargo, debido a las diversas reacciones que sus caricaturas provocan, a lo mejor ya que la ley no puede reprenderlos, la sociedad podría intentarlo.

Yo me uno a la pena que embarga a los familiares de las víctimas y a todo el pueblo francés que está sufriendo, pero lo cierto es, y lo digo con todas sus letras, que yo tampoco soy Charlie Hebdo.


Hasta la próxima,








martes, 6 de enero de 2015

Patricio

"-Hoy hace equis años yo me saqué un muñeco en una rosca de Reyes...pero de carne y hueso...-"
Ese ha sido mi chiste habitual por 23 años, edad que hoy cumple mi hijo mayor: Patricio.

Patricio fue mi estrenón en esto de la maternidad.
No puedo decir que fue fácil, porque no lo fue; ni divertido, porque tampoco lo fue.
La neta es que los primeros meses me la pasé aterrada viendo si el chamaco respiraba o no; si comía o no; si detenía la cabeza solo o no.
Con el tiempo y después de haberle zafado sin querer la clavícula un día bañándolo (Si!!!!...Pobre de mi niño!!!) me di cuenta de que era bastante más fuerte de lo que aparentaba; me relajé y lo empecé a disfrutar.

Ser mamá de Patricio fue en muchas ocasiones increíblemente fácil, y a veces también fue cuesta arriba con una piedra al hombro; su desempeño académico y deportivo fueron inmejorables; era un niño educado, dulce y siempre listo para agradar, pero como todos en este mundo, tenía un camino propio que recorrer...y lo recorrió...a pesar de mí...a pesar de todos y de todo.

Patricio tiene 5 meses viviendo y estudiando fuera; lo he visto dos veces en estos meses y cada vez que lo veo se me asemeja más lejos pero a la vez más cerca.
Hoy, nos sentamos, platicamos y convivimos como dos adultos que se conocen, se quieren y se respetan porque han crecido juntos.

 A veces entro en su cuarto vacío; veo la poca ropa que dejó; sus amadas películas, y lo recuerdo de tres años paradito frente a su cama, mordiéndose un labio y viendo el futbol soccer con una absoluta pasión desconocida para mí.
Me entra una profunda nostalgia por los años que ya fueron y que de veras no vuelven; me entra un amor desmedido por el hombre en el que Patricio se ha convertido hoy, y me entran otras emociones tan intensas que sólo siento, no nombro.

Entre que espero que mis errores no hayan sido determinantemente malos, y que mis aciertos pesen más en el hueco de su vida que me tiene reservado, recuerdo con una gran sonrisa que al final lo que más nos marca es lo que él me dijo a mí hace poco en un spanglish sensacional: "Lo importante es - to enjoy the ride-".

Y sí, la verdad sí he disfrutado este viaje.

Felicidades mi niño.

Hasta pronto,